Hay una frase que circula alrededor del Athletic en los últimos días referente a los fichajes. “Hasta que no se confirme el entrenador está todo parado”, dicen todos los que tienen un papel activo. Pero realmente es una pose. Hay movimiento. Como el de la reunión entre el club rojiblanco y Osasuna para negociar por Kike Sola, que contaría con el visto bueno de Valverde. Acercando posturas, sin llegar a los diez millones de su cláusula. Aunque no es de las mismas características que Llorente, vendría a llenar su hueco en la delantera. Se traería a Bilbao los nueve goles con los que se ha convertido en el pichichi rojillo en el último curso.

vía Kike Sola, a escena.