Se aproxima la hora de la verdad para el Bilbao Athletic. Mañana se jugará el acceso a la ronda decisiva del playoff de ascenso a Segunda ante el Huracán Valencia. Los cachorros intentarán hacer bueno el 2-1 cosechado en Las Llanas. El reto será de envergadura. Primero por la calidad de los pupilos de Nico Estévez y segundo por la dificultad que entraña el terreno de juego de Manises. De césped artificial y con unas dimensiones muy reducidas. Algo que no casa con el fútbol de toque que caracteriza a los rojiblancos. José Ángel Ziganda tiene claro que son dos elementos que «condicionan».

vía Adaptarse sin el fútbol combinativo habitual.