A la espera del posible aterrizaje de Kike Sola en Bilbao, hablar de Nafarroa y el Athletic significa llevar a primer plano una comunión que perdura en el tiempo. Una unión de fuerzas que ha permitido a Ibaigane contar con la huella futbolística de un sinfín de jugadores provistos del preciado gen del coraje navarro, esa cualidad para la lucha sobre el verde que tanto gusta en la capital vizcaina, tal y como apuntan Jon Andoni Goikoetxea (Iruñea, 1965) y Patxi Rípodas (Iruñea, 1960), dos de los navarros que dejaron su particular huella en el Athletic de los noventa.

«El jugador navarro tiene otro carácter y otra raza, algo que la afición del Athletic siempre ha apreciado y valorado, ya que suele darlo todo en el campo», manifiesta Goikoetxea a la hora de definir el ADN futbolístico que acostumbran a lucir los jugadores provenientes de Nafarroa. No en vano, según Patxi Rípodas, tío del también iruindarra y exrojiblanco, Roberto Martínez Rípodas Tiko, «aunque no suelan ser los más técnicos y sean un poco cabezones, en el buen sentido de la palabra, los navarros también acostumbran a tener muy presente lo que significa el compañerismo dentro de un equipo; Javi Martínez y Carlos Gurpegi son dos claros exponentes».

vía La huella navarra. Deia. Noticias de Bizkaia...