«Trabaja bien, para el equipo, de cara a la portería es un hombre que no es fácil de marcar, es corpulento. Siempre le decía: ‘si fuera central, contigo ya me empezaría a preocupar desde el inicio del partido’, porque es fuerte en el choque, va bien de cabeza y hace bastante daño a la defensa».

El juicio somero acerca de las cualidades de Kike Sola parten de Enrique Martín Monreal, su ‘ángel salvador. El director de fútbol base de Osasuna y ex entrenador rojillo tiene un peso determinante en la evolución de quien puede ser uno de los fichajes del Athletic, un futbolista que ha crecido. «Sí, está mucho más maduro, está mucho más convencido, aunque de vez en cuando le viene un ramalazo que parece algo innato de los que somos de una forma. Es más reflexivo, es más consciente. Ha madurado y eso, en definitiva, le hace ser una persona mucho más segura», abunda en Radio Euskadi quien estuviera a su vera interminables tardes en busca de su madurez. «Fue un jugador en el que de alguna manera vertí bastante tiempo para mejorar una serie de cualidades o condiciones que entendía que le podían venir bien para seguir avanzando futbolísticamente», aclara.

vía Martín Monreal: «Puede ser habitual que haga de 12 a 15 goles».