A Marcelo Bielsa le trajeron al Athletic para imprimir un estilo de juego que rompiera con el inoculado por Joaquín Caparrós y que se plasmó en aquellos silbidos del último partido de Liga en San Mamés ante el Málaga, y que certificaron la quiebra definitiva de la confianza de la grada en el técnico andaluz. Tras dos años en el banquillo rojiblanco, su sucesor ha dejado muchas huellas en el juego del equipo y una de ellas tiene que ver con el aprecio a la pelota, la necesidad de tener el dominio del balón, de iniciar jugada, de olvidarse del patadón y tentetieso. Y esa máxima de salir con el balón jugado, de combinarlo, ha calado como lo demuestran las estadísticas sobre cómo inicia el juego su portero.

Desde la portería, el Athletic es el equipo de la última Liga que con mucha diferencia más veces sacó con la mano. Entre Iraizoz y Raúl -aunque este en mucha menor medida- sacaron 311 veces de esta forma, por 267 veces uno de los equipos que también más apostó por la pelota, el Rayo, seguidos de Valladolid y Valencia.

vía En corto y desde atrás – GARA.