BILBAO. Si finalmente se confirma lo que parece un secreto a voces y Ernesto Valverde se sienta la próxima temporada en el banquillo del Athletic, iniciaría una nueva etapa, su tercera, en el club. La primera la completó como futbolista, formando formó una interesante dupla atacante con Cuco Ziganda -la que parece ser la otra opción barajada por la Junta Directiva para sustituir a Marcelo Bielsa-; la segunda, como entrenador, tanto de las categorías inferiores como finalmente del primer equipo.

Su posible regreso le haría coincidir con jugadores que en su primera experiencia al frente de la nave rojiblanca estaban comenzando a hacerse un hueco en el mundo del fútbol profesional. Especialmente curiosa es la relación que une al Txingurri y a Andoni Iraola, que hizo su debut con la zamarra del Athletic a las órdenes de Valverde, quien ya le dirigió durante su paso por el Bilbao Athletic, equipo con el que ambos llegaron a disputar el play-off de ascenso a Segunda División.

En el filial rojiblanco, el de Viandar de la Vera también entrenó a Aritz Aduriz antes de que el donostiarra tuviera que hacer las maletas y emprender su primera experiencia en el mundo del fútbol fuera de Lezama, concretamente en el Burgos.

Además de con los dos guipuzcoanos, Valverde coincidió con otros tantos navarros, aunque con uno de ellos, con Gorka Iraizoz, lo hizo fuera del Athletic, durante su etapa como técnico del Espanyol. El ahora guardameta rojiblanco, suplente habitual en Liga con el equipo catalán, donde coincidió con Carlos Kameni, disputó como titular los partidos de la UEFA, en los que gracias a su buen hacer bajo los palos, pudo conducir a los periquitos hasta la final, donde cayeron en los penaltis ante el Sevilla.

El otro navarro con el que Ernesto Valverde coincidió en su anterior etapa al frente del Athletic fue Carlos Gurpegi, convertido ahora en capitán y uno de los jugadores con más galones dentro del vestuario.

vía Reencuentro con los pesos pesados del vestuario . Deia. Noticias de Bizkaia...