José Ángel Ziganda, entrenador del Bilbao Athletic, reconoce que el vestuario está «fastidiado» por la eliminación del playoff de ascenso a Segunda a manos del Huracán Valencia. «Claro que nos duele perder; y de esta manera, teniéndolo tan cerca, mucho», expresa.

El técnico destaca que «la eliminatoria ha sido muy igualada, ha podido decantarse para los dos lados». «Lo hemos tenido en nuestras manos en jugadas puntuales, después del 1-1 quedaba muy poquito para aguantar, hemos tenido ese larguero, pero al final se ha llegado a los penaltis, ellos han estado más serenos y su portero ha sido clave en los penaltis tanto en la ida como en la vuelta», agrega.

Acepta la derrota con deportividad, pero lamenta no haber podido disputar este duelo en un estadio más acorde. «El balón parece un conejo, es muy difícil jugar así a fútbol», refleja, antes de explayarse. «La pena es jugar un partido así en este campo, porque todo se limita mucho, con balones a arriba, patadón, el balón bota mucho… Dos equipos de este nivel y este tipo de eliminatorias se merecen jugar en  otro tipo de campo. A partir de ahí, los chavales se han entregado, ellos también, en los penaltis les ha salido cara gracias a que su portero ha estado muy bien y hay que felicitarles».

La suerte tampoco favoreció a los cachorros antes de llegar a la lotería de los once metros. Tuvieron que hacer frente a varios contratiempos, empezando por la lesión del portero (Magunazelaia) ya sin cambios. «Nos ha pasado de todo, gente con muchas molestias, el portero medio lesionado o entero, el que ha metido el gol no se podía ni mover, un central no veía, el otro tenía molestias… Habíamos hecho los cambios rápidos, uno por lesión y dos por necesidad del resultado, pero hemos tenido esa última ocasión al larguero que con un pelín de fortuna podía haber caído de nuestro lado», finaliza.

vía «Los dos equipos y esta eliminatoria merecían otro campo», lamenta Ziganda.