El Athletic y el Real Madrid son los dos únicos equipos de Primera que no tienen entrenador para la próxima temporada. Mejor dicho, que no han dado a conocer públicamente aún el nombre de su nuevo míster. Todo el mundo sabe, eso sí, que es cuestión de horas que Valverde y Ancelotti salgan a escena.

Resulta curioso, por no utilizar otra expresión más hiriente, esta singular forma de proceder. Política de hechos consumados para unos. Ganas de marear la perdiz para otros.

Nada nuevo en el panorama futbolístico actual. Antes bastaba con una o mil llamadas para confirmar o desmentir ciertas informaciones. Ahora es prácticamente imposible acceder a las partes implicadas.

El tiempo, como decía un periodista de raza, dará y quitará razones. Aquí, en Bilbao, hablar a estas alturas de partido de Valverde y nuevo míster es algo así como blanco y en botella. Lo de buena o mala leche, a gusto del consumidor.

Sorprendentes, por cierto, algunas de las bajas del Bilbao Athletic. Eizmendi, Eraso, Goti, Yurrebaso… La nueva normativa sub-23 ha jugado en contra de ellos.

Tiene gracia que ellos ya conozcan las intenciones del club e Igor Martínez siga a la espera de noticias de Ibaigane. A primera hora de la tarde de ayer, al menos, el gasteiztarra no había recibido notificación alguna del club. En su entrevista a MD lo deja claro.

Otro rojiblanco cuyo futuro parece pasar por lejos de Lezama. Las lesiones no han respetado a este león con dorsal de cachorro durante los mandatos de Caparrós y Bielsa. Ambos parecieron dispuestos a contar con él, pero… ¡Suerte a todos!

vía Blanco y en botella….