Iban Zubiaurre ha cumplido esta temporada su cesión en el Salamanca, club que por cierto desaparece. No era su primera vez jugando prestado. Siendo jugador del Athletic ya ha vivido otras dos al Elche (2008-09) y Albacete (2010-11). Le toca volver a Lezama, pero sólo le resta un año de contrato y asume que no seguirá.

“Otra cesión tampoco tiene mucho sentido porque es el último año de contrato. Una cosa es jugar fuera para intentar volver al club de origen, pero teniendo un año más, no es muy lógico”, comentó el de Mendaro en Radio Euskadi, apuntando a la rescisión. Llegó al club rojiblanco en 2006 tras un año en blanco por problemas legales con su libertad.

Zubiaurre, que se crió en Zubieta, habla de su futuro. “No me lo he planteado, me queda un año de contrato, sé que la cosa está complicada en el Athletic y será cosa de sentarnos, valorar como están los temas y en caso de que no haya acuerdo, buscar algo”, indicó. Dice que quiere “jugar donde sea”, a la espera de que el nuevo técnico decida. Con su cesión al Salamanca ha buscado “salir un poco a la palestra, dejarme ver”.

vía Zubiaurre apunta a una despedida del club bilbaíno.