BILBAO. El arco de San Mamés, símbolo del viejo campo y de Bilbao, tiene las horas contadas en el lugar que ha permanecido en el último medio siglo. Según la hoja de ruta que manejan los encargados de demoler La Catedral, la retirada de este ingenio arquitectónico que permitió que la Tribuna Principal no tuviera columnas que molestaran al público será efectiva en los próximos días. La labor no será sencilla. Ayudados de grúas de grandes dimensiones, los operarios quitarán el arco de una pieza y lo posarán en el suelo. Aquí, será dividido en varias piezas, que se guardarán en un lugar aún por determinar a la espera de conocer qué se hace con él. Durante el último fin de semana, las excavadoras han centrado su trabajo en la Tribuna Sur, que ayer lucía un aspecto muy diferente al visto hasta la fecha y que congregó a numerosos curiosos, ya que el hueco entre la Tribuna Principal y el fondo Sur era considerable.

vía Cuenta atrás para la retirada del arco . Deia. Noticias de Bizkaia...