Mikel Balenziaga, que se encuentra cedido en el Valladolid por segunda temporada, aguarda a que el Athletic se incline a ejecutar la opción preferencial para recuperarlo, con un límite del 15 de julio. El club de Ibaigane debería abonar alrededor de 500.000 euros. Erik Morán, por su parte, espera la respuesta para prorrogar su contrato. Valverde tiene ahora la palabra.

A Balenziaga, de momento, siguen sin comunicarle nada y el de Zumarraga, por segundo verano consecutivo, está a la espera de despejar por dónde discurrirá su futuro inmediato. Bielsa no lo quiso cuando el pasado mes de julio su cartel era gratuito. «Hay unos plazos y estamos en ellos. Habrá que esperar. Me gustaría volver al Athletic, por supuesto», ha comentado últimamente, ya que mantiene una excelente relación con jugadores como Susaeta y De Marcos. Valverde tiene la respuesta en unos días donde valora lo mejor para cada puesto. Aurtenetxe y Saborit entran en liza.

En el caso de que el Athletic no le repescara, le restaría todavía una temporada con el Valladolid, pese a que el Torino italiano ha mostrado interés por el carrilero. Jim cuenta con él, lo mismo que Djukic, su último entrenador en Pucela, ahora fichado por el Valencia, que catalogó al zurdo guipuzcoano «como el mejor defensa de Segunda», probándole indistintamente como lateral derecho o izquierdo.

Erik Morán, por su parte, también compagina la playa de Benidorm con la atención a su teléfono móvil. Aguarda a que el Athletic prorrogue su ligazón con un contrato profesional del mismo estilo a los deslizados a sus compañeros del Bilbao Athletic Ramalho, Saborit, Albizua y Ruiz de Galarreta para realizar la pretemporada con el primer equipo o marcharse cedido. En el caso contrario, acaba el 30 de junio y podría aceptar a alguno de los intereses que maneja: Lo filiales de Barça, Valencia y Betis le cortejan. Valverde, en contacto directo con Ziganda y Amorrortu también chequea la mejor decisión para confeccionar el centro del campo de su nuevo proyecto en Bilbao.

vía Balenziaga y Morán siguen a la espera de que Valverde se decida.