Cinco escuetas líneas en la web del Athletic daban cuenta el 17 de julio de 2003 del fallecimiento de José Luis Garay. El club se unía “al dolor de la familia y amigos del extécnico y exempleado”, anunciaba el oficio funeral para el día siguiente y reseñaba que el finado había ganado seis titulos de Copa al frente del equipo juvenil. En aquella fecha, julio de 2003, el Athletic solo había sumado dos Copas más a las que había conseguido Garay, las de la 83-84, con Niko Estéfano en el banquillo, y la de la 91-92 con Amorrortu como entrenador y Guerrero en el campo.

José Luis Garay es uno de los grandes olvidados del Athletic y un perfecto desconocido para las nuevas generaciones. No son pocos los que confunden su figura con la del Garay por antonomasia en el Athletic, Jesús Garay, el central adelantado a su tiempo que protagonizó un histórico y rentable traspaso al Barcelona.

José Luis Garay no fue futbolista profesional. Fue un entrenador a la vieja usanza que empezo a ganarse su fama dirigiendo al modesto Juventus de Galdakao, un equipo nacido en la órbita de la organización eclesial Acción Católica. En la década de los cincuenta el deporte, sobre todo en su versión juvenil o amateur, estaba directamente tutelado por el Frente de Juventudes o por la Iglesia.

vía José Luis Garay es el entrenador más laureado del juvenil del Athletic.