Todo preparado para bajar el arco - Athletic Club de Bilbao

La demolición de San Mamés continúa a un ritmo frenético. Paso firme. De la tribuna principal tan sólo queda en pie su estructura, y los soportes sobre los que se apoya el emblemático arco. De esta manera, todo está preparado para bajar al extinto terreno de juego el elemento que ha caracterizado a La Catedral desde su instalación en marzo de 1953 para soportar un grada que ya ha pasado a la historia. Se desconoce aún el momento exacto en el que se producirá esta melancólica operación, pero todo apunta a que se desarrollará en las próximas horas, o días.

La intervención está diseñada al detalle. Al milímetro. Se retiró el fibrocemento, luego se derruyó la parte más cercana a las taquillas y, posteriormente, se pasó a destruir la tribuna principal y el fondo más cercano a Ingenieros. Toca ahora quizá el movimiento que más nostalgia levantará entre los aficionados del Athletic: el descenso del arco. Será dividido en tres partes para facilitar su desmontaje y, a continuación, trasladarlo a un lugar que aún no ha sido desvelado por los integrantes de la sociedad San Mamés Barria. Sí se sabe, como ya reveló este periódico, que esas tres piezas, de casi 40 metros de largo cada una, serán trasladadas en un transporte especial que deberá pasar por el Puente Euskalduna para alcanzar el espacio en el que ‘reposarán’ hasta que se conozca su ubicación definitiva.

vía Todo preparado para bajar el arco – Athletic Club de Bilbao.