Joan Verdú, nuevo centrocampista del Betis, llega a Sevilla con la difícil misión de hacer olvidar a Beñat Etxebarria, quien ha sido el motor de su centro del campo desde la campaña de su ascenso a Primera. En el entorno verdiblanco nadie duda de su traspaso al Athletic.

El hecho de que jueguen en el mismo puesto no es la única pista. La alta ficha que exige el experiquito requiere un ingreso extra por parte del Betis, que se ha visto obligado a asumir la marcha del vizcaíno. Son conscientes de que desea volver a casa. Y solo le resta un año de contrato. Así que no dejarán pasar la oportunidad de embolsarse una jugosa cuantía por su fichaje.

El principal obstáculo para que el anuncio del acuerdo se haya hecho efectivo a estas alturas parece ser burocrático. A los sevillanos les interesaría que se formalizase a partir del 1 de julio para tener un año más de margen a la hora de cumplir con los compromisos adquiridos con sus acreedores. Pero, por lo demás, la operación se da por cerrada.

vía Verdú llega al Betis con la misión de hacer olvidar a Beñat.