A la espera de su marcha a Turín para jugar en la Juventus, ahora envuelta en rumores incluso de una cesión bastante chirriante, el ex-delantero rojiblanco Fernando Llorente se ha pasado toda la semana trabajando en Gijón, concretamente entrenando en las instalaciones del Sporting en Mareo. Después de un último año caótico en el Athletic está claro que el futbolista de Rincón de Soto necesita ponerse en forma ante el gran reto que le espera por delante. Algo que no tendrá fácil visto su estado de forma en buena parte de la segunda temporada de Bielsa, donde ha penado tanto en Lezama como por los campos, en la mayor parte de ocasiones, de forma errática.

Por eso, según cuenta elcomercio.es, aprovechando que una hermana suya vive en la localidad asturiana, ‘Floris’ se ha dejado ver por allí para tratar de recuperar el tiempo y el punto físico perdido tras su tardía comunicación de la decisión de no renovar con el club en el que llevaba desde los 12 años.

vía Llorente se pasa la semana entrenando en Mareo.