El Athletic Juvenil cayó derrotado en Vera frente a un vertical y globalizado Real Madrid y no pudo sumar su décima Copa del Rey. Los goles de Raúl de Tomás y Benavente en la primera mitad, aumentados en otros dos en los compases finales, laminaron las posibilidades de alzarse con un trofeo esperado, que no debe mermar la excelente campaña de los de Suances.

El Athletic arrancó con brío el encuentro, dominando la situación y disfrutando de dos acciones polémicas con un gol anulado a Iñaki Williams, y al mismo delantero, recién renovado por el club de Ibaigane, un posible penalti que reclamó el equipo de Suances. Fernández Borbalán no lo veía así.

El Real Madrid se estiró mediada la primera mitad y tomó la manija. Se adelantó en el 27 con un gol de Raúl de Tomás. Christian Benavente lograba el 0-2 después de un rechace de un penalti que le hicieron precisamente a él y que Remiro casi bloca. Demasiada renta para los méritos contraídos y que ponía cuesta arriba la final copera. Unai López, de falta, casi recortó para un Athletic ya algo desorientado.

Tras la reanudación, el equipo blanco, con De Tomás y Benavente, internacional ya absoluto por Perú, muy activos, merodearon la meta de Remiro, que sacó dos manos primorosas a Lozano y al propio jugador sudamericano. Por el contrario, Jurgi Oteo, con el exterior, también rozó el larguero. El equipo rojiblanco abusaba demasiado de buscar la zancada y la cabeza de Williams, muy vigilado toda la tarde, sabedora la escuadra de Ramis de que venía avalado por 35 goles en un curso prodigioso. Aun así, pudo recortar a centro tocado de Jurgi.

El Real Madrid aguantó con prestancia los últimos compases apoyado en una zaga con hasta cuatro internacionales juveniles, que abortaban cualquier intentona bilbaína. Benavente sentenciaba el choque con el 0-3 de tiro preciso al segundo palo y Carrallo, nada más salir, podía la puntilla con la zurda. El conjunto de Ramis, ya superior, consigue un trofeo que se le resistía desde hace 20 años.

Un Athletic que estuvo acompañado por Josu Urrutia en Almería, y que había noqueado sin piedad a Sporting, Barça y Atlético en octavos, cuartos y semifinales, pero que no pudo repetir la gesta de hace tres temporadas con el 2-0 al equipo blanco en Almuñecar. En aquella ocasión, Peña y Aitor Villar marcaban. Pero esta derrota no debe empañar ni la temporada ni la calidad de una generación de futbolistas que apuntan muy alto.

vía El Athletic no puede sumar su décima Copa frente a un certero y globalizado Real Madrid.