El zornotzarra Xabi Etxeita tiene claro que no ha regresado al Athletic para ser fondo de armario, sino para pelear por la titularidad en el eje de la zaga rojiblanca y ponérselo complicado a Ernesto Valverde. «Partimos con un entrenador nuevo e intentaré ganarme el puesto», dejó claras sus intenciones en la presentación ayer en Ibaigane. Cumple un sueño, una ilusión, una meta que se marcó cuando como tantos otros tuvo que dejar el club y pronto se percató de que el fútbol no termina en el Athletic, pero a veces, a algunos, el Athletic les da una segunda oportunidad. Como a él, como a Beñat, como a Balenziaga, como el año pasado a Aduriz o Isma López, incluso a Kike Sola, el próximo en llegar.

Será un redebut seguramente tan ilusionante como aquel en que -con Amorebieta lesionado fuera de la convocatoria- saltó al césped de San Mamés, sin casi calentar, para sustituir a Ustaritz, lesionado, ante Osasuna, y Aitor Ocio, su compañero de zaga, le dijo que le preguntara todo lo que le pasara por la cabeza para así tranquilizarle. Antes había jugado en Copa cinco minutos ante el Recreativo, pero para él su bautismo siempre será aquel ante los rojillos, victoria incluida, en La Catedral.

vía Etxeita mira a la titularidad – GARA.