BILBAO. Un mes después de su cierre definitivo para la práctica del fútbol, ya se puede decir que el viejo San Mamés es historia. La retirada del arco de lo alto de la Tribuna Principal, una maniobra de precisión que se extendió durante toda la mañana de ayer y que fue ejecutada según lo previsto, dejó a La Catedral y a Bilbao sin uno de los símbolos que ha permanecido intacto durante las últimas seis décadas. Un ingenio arquitectónico que ha traspasado el objetivo para el que fue diseñado y que ha calado en muchos aficionados rojiblancos.

vía Bilbao se queda sin uno de sus símbolos . Deia. Noticias de Bizkaia...