BILBAO. La zona cero en la que se ha convertido el viejo San Mamés continuó atrayendo ayer la visita de numerosos curiosos. Con el mítico arco descansando sobre donde no hace muchos días lucía ese verde de brillo especial del que siempre ha presumido el césped de La Catedral, la instantánea era obligatoria. Más de cien metros de acero y doscientas toneladas de peso que ya no coronan lo que queda de la Tribuna Principal, rebajada en sus dimensiones por culpa del incansable y certero trabajo de las excavadoras. El símbolo del Athletic y de Bilbao aguarda su traslado a las instalaciones de Lezama, donde el conjunto de Ibaigane ya tiene más o menos decidida su futura ubicación dentro de la factoría rojiblanca, algo que tampoco es sencillo.

vía El arco podría coronar Lezama . Deia. Noticias de Bizkaia...