La jornada postpartido dominical deparó el regreso al trabajo habitual de Ander Herrera. El centrocampista bilbaíno se había ausentado el día anterior por una fiebre, si bien minutos antes el encuentro frente al Eintracht estuve haciendo una labor específica junto a Iñigo Pérez e Iker Muniain en el campo de Kufstein. En esta sesión también tomó parte Gorka Magunazelaia, que por problemas de vuelo no había podido ejercitarse el sábado por la mañana.

Como es habitual en estos casos después de jugar un amistoso, el entrenamiento no fue muy exigente y los jugadores se emplearon durante una hora, aproximadamente, bajo un sol de justicia.

vía Sesión de recuperación con Herrera en el grupo.