El Athletic está asimilando a un ritmo espectacular las bases de la propuesta implantada por Ernesto Valverde desde el inicio de la pretemporada, el pasado 9 de julio. El juego efectivo, además de vistoso, ofrecido en los amistosos ante Bermeo (1-6) y Eintracht (4-0) es la mejor prueba de ello. Este martes toca dar un paso más en la cita con el Hoffenheim (19.30 horas) en el Sportplatz Leogang.

Se trata del rival más fuerte al que se van a medir los leones hasta la fecha. Un equipo modesto de la Bundesliga, donde se mantiene desde 2007, que el pasado curso sufrió serios apuros para conservar la categoría hasta el final de la temporada. Pero lo logró. Se trata de un equipo fuerte a nivel defensivo, que ha ganado cuatro de los seis amistosos disputados hasta la fecha en esta pretemporada. Solo cayó ante el Friburgo (2-1) y ante el Frankfurt (1-0).

Por otra parte, este compromiso adquiere una mayor relevancia que los dos anteriores porque se espera que Txingurri empiece a proporcionar pistas sólidas sobre el once que tiene en mente para iniciar la temporada ante el Valladolid.

En los dos choques anteriores ha mezclado a sus jugadores para proponer dos equipos equilibrados en las dos partes de cada partido. Es el momento de empezar a conjuntar las piezas que van a convivir la mayor parte de los partidos en el equipo titular. Es probable que se vea a Herrera y Beñat en la medular, a Balenziaga en el lateral zurdo y a De Marcos y Aduriz con un puesto en el ataque. Falta por ir despejando el resto de posiciones. Iker Muniain, cada vez más acoplado al ritmo del resto, tendrá unos minutos.

vía La cita con el Hoffenheim marcará la progresión del Athletic de Valverde.