El Athletic solventó su prueba ante el Hoffenheim con un empate a cero que evidenció que en defensa hay más solvencia y que en ataque se deben generar más ocasiones. Valverde se inclinó por dar más minutos a los que no se parecen postular como titulares para preservar a los que llevarán la voz cantante en la cita de Friburgo, que cuenta con un cartel de más rango. De menos a más, el equipo debe mejora ciertos aspectos, pero al menos es firme y tiene las ideas claras.

Esta segunda prueba de la gira por Austria y Alemania tenía un cariz más trascendente, dada la magnitud de un rival con más calidad que el Eintracht. El once inicial bilbaíno estaba salpicado con la presencia de jugadores con vitola de titulares y otros que aspiran a serlo. Destacaba la vuelta de Muniain, que se estrenaba esta pretemporada, y Herrera, que se había perdido la anterior cita por fiebre. Herrerín, Ramalho, Etxeita, Albizua, Saborit, Toquero, Morán, Gurpegi y Sola completaban la propuesta de Valverde, que dejó en el banquillo a los que se presumen como integrantes del once inicial en Friburgo.

vía Herrerín pide paso.