El Athletic saldó con empate a cero su primer test serio de la pretemporada, disputado ante el Hoffenheim en el campo de entrenamiento del conjunto de la Bundesliga. El meta rojiblanco Iago Herrerín, como el sábado pasado ante el Eintracht Braunschweig, jugó todo el partido ante la lesión de Gorka Iraizoz y se erigió como uno de los protagonistas al salvar a los suyos en varias ocasiones.

Ernesto Valverde apostó para este tercer envite estival por una alineación en la que había muchos canteranos y en la que estaba el navarro Iker Muniain, que disputaba así sus primeros minutos de la pretemporada después de haber disfrutado de más días de vacaciones.

La primera media hora de juego apenas contó con ocasiones claras. Sin embargo, el guardameta rojiblanco comenzó su recital de paradas. La primera, ante un flojo cabezazo de Modeste, mientras que en la segunda ocasión, despejó con el pie un mano a mano con Firmino. La única oportunidad clara del Athletic fue una falta lanzada por Saborit que se marchó por encima del larguero alemán.

vía Iago Herrerín se luce en el primer test serio – GARA.