BILBAO. La Copa, la competición fetiche del Athletic, asoma como el reto más inmediato de los hombres de Ernesto Valverde. Los rojiblancos atraviesan por un momento dulce en Liga, más aún tras el brillante triunfo del pasado domingo ante el Barcelona, y querrán aprovechar las buenas sensaciones para obtener un resultado positivo en el partido de ida de los dieciseisavos de final, en el que los rojiblancos se medirán mañana al Celta en Balaídos. En una atípica jornada copera, pues se disputará en fin de semana como prueba de un experimento de cara a…

vía ¿La hora de las rotaciones?. Deia. Noticias de Bizkaia...