El Athletic pudo dejar encarrilada la eliminatoria antes del descanso en Balaídos. Herrera, Muniain y San José dispusieron de tres enormes oportunidades. Pero no encontró la tecla para superar al magistral Sergio Álvarez. Lo que parecía una eliminatoria sin excesivas dificultades (Luis Enrique reservó además a seis titulares) derivó en un inquietante y peligroso chasco.

El central navarro fue el que mejor resumió el sentir de la plantilla tras el 1-0. «Lo peor no es perder, sino no marcar ningún gol, que era algo que nos habíamos marcado…

vía «Es un resultado muy difícil de dar la vuelta» – Athletic Club de Bilbao.