Fue dramático, injusto, desesperante. El Athletic cayó en la tanda de penaltis ante el Betis en San Mamés en puertas del acceso a la final de la Copa del Rey. Asier del Horno y Ezquerro no pudieron sacar provecho de los lanzamientos desde los 11 metros y Toni Doblas se erigió en el fundamento del encuentro. Ernesto Valverde estaba en el banquillo y vivió uno de los momentos en los que el destino más se empeña en doblar el espíritu. Ocho años y medio después, el de Viandar…

vía La cuenta pendiente de Ernesto Valverde.