El derbi se quedó en Anoeta. Es un partido al que no hay que darle muchas vueltas. Ha sido tan claro que todo el mundo pensará lo mismo. El Athletic fue mejor que la Real Sociedad en casi todo. Pero fue peor en lo más importante del fútbol: en la definición. Los leones fueron superiores con el balón. Tuvieron más posesión. Desplegaron un mejor fútbol. Pero les costó generar ocasiones. La estrategia fue una clara vía para llegar a las áreas. Gurpegi tuvo una muy clara en un saque de esquina. El cuero se perdió por poco. Los donostiarras también daban la sensación de hacer daño en esta faceta. Sin embargo nadie concretaba nada…

vía Mejor en casi todo, peor en lo vital.