El delantero Rubén Castro, con su gol (1-0), castigó a un Athletic de Bilbao que mereció mucho más en el partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey.

El Athletic \»bailó\» al Betis en los primeros cuarenta y cinco minutos, en donde el equipo que adiestra Ernesto Valverde fue el controlador absoluto del juego, con toque, toque y toque.

Solo le faltó rematar las jugadas, pese a que dispuso de ocasiones para haber dejado la eliminatoria resuelta ante un Betis que ofreció un lamentable espectáculo futbolístico…

vía 1-0: Rubén Castro castiga a un Athletic que hizo méritos para mucho más.