Sorprende ver al Betis en la última posición de la tabla. Muy pocos podían pensar que el equipo de Mel iba a pasar en poco tiempo de competir en Europa a tener que luchar por la permanencia. Muchos menos aún que el entrenador del renacimiento del beticismo iba a ser destituido antes de Navidad.

El conjunto hispalense se encuentra ahora en manos de Garrido, el míster que vino a ocupar hace años la plaza del propio Valverde en el banquillo del Villarreal. No parece que exista buena relación entre ambos. Lógico si se tiene en cuenta lo vivido por…

vía Confianzas, las justas.