Dos partidos fuera de casa en 2014, dos derrotas. El arranque de año se está haciendo especialmente duro para el Athletic. Más allá de caer en las salidas consecutivas a Anoeta y al Villamarín, lo que más escuece tanto en el vestuario como en el entorno rojiblanco es que los leones fueran incapaces de ver portería en ambas citas.

El equipo de Valverde jugó tanto o más que la Real en Donostia y mucho más que el Betis en Sevilla. El gol, sin embargo, se le resistió. Los rivales, por contra, aprovecharon la recta final del primer tiempo para fraguar sus respectivas victorias…

vía El rival se repliega hasta en su casa.