BILBAO. El nuevo año no ha comenzado bien para el Athletic. Los buenos propósitos rojiblancos para el recién estrenado 2014 se han convertido en pesadilla. Dos derrotas consecutivas a domicilio y 180 minutos sin hacer un gol, a los que habría que sumar otros quince, los que transcurrieron entre el último tanto de Mikel Rico ante el Rayo Vallecano y el final del último encuentro oficial de 2013, han activado las alarmas entre la afición de San Mamés. En el presente curso nunca antes el equipo de Ernesto Valverde había encadenado dos roscos consecutivos. Existe cierta preocupación…

vía La fuerza de San Mamés. Deia. Noticias de Bizkaia...