BILBAO. Dicen que un animal herido siempre es más peligroso. El Athletic es fiel a la máxima. El conjunto rojiblanco embistió ayer a todo ser viviente que tuviera por delante. El Almería apareció en el peor momento y en el sitio menos propicio. Capricho del destino. Se topó con un Athletic furioso, dolido por las dos derrotas encadenadas en cuatro días ante Real Sociedad y Betis, unos encuentros en los que fue mejor a sus rivales y en los que le penalizó su falta de pegada. Va en el ADN de la grandeza. El Athletic se sentía…

vía Cuando el Athletic está herido. Deia. Noticias de Bizkaia...