Dentro de unos años recordaremos el 11 de enero de 2014 como un día prodigioso, la fecha en la que por las calles de Bilbao desfilaron juntos el nacionalismo y la izquierda abertzale y en la que el Athletic selló su primera goleada en el nuevo San Mamés, marcando incluso un penalti. LLega a producirse una aurora boreal en el cielo de Bilbao y nos hubiera asombrado menos que los fenomenos sobrenaturales que acontecieron ayer en la capital de Bizkaia.

Por lo que al juego se refiere, en San Mamés no ocurrió nada nuevo; la noticia fue que, por fin, los leones tradujeron su fútbol en goles y pudieron disfrutar de acuerdo a los méritos contraidos con el balón. Venía el Almería precedido…

vía El Athletic acaba a lo grande con su sequía goleadora.