BILBAO. Ser el quinto o el cuarto equipo de la Liga siempre, desde la jornada inaugural hasta la que marca el ecuador del calendario, es el dato que condensa como ningún otro la temporada del Athletic bajo la dirección de Ernesto Valverde. En la hora del balance procede tirar de estadísticas, los números ahorran mayores disquisiciones y sirven en bandeja el análisis, sobre todo cuando son tan concluyentes. Esa perseverancia del equipo en la clasificación, al igual que el cupo de puntos o la ausencia de derrotas en San Mamés, por no hablar del drástico descenso en el apartado de goles…

vía Otro gran salto de calidad. Deia. Noticias de Bizkaia...