LEZAMA. Kike Sola (Cascante, 1986) se puede considerar el fichaje de invierno del Athletic. Ante el Betis, en el partido de ida de los octavos de la Copa, Ernesto Valverde no dudó en ponerle de inicio. El delantero navarro aguantó los noventa minutos tras permanecer cuatro meses y medio en el dique seco. Careció de puntería, pero se le vio activo, con ganas de agradar y demostrar la inversión que el club realizó durante el verano. El pasado sábado, ante el Almería, solo jugó un cuarto de hora, pero tuvo tiempo de provocar un penalti, con el que Ibai cerró la goleada. Una buena noticia para su entrenador…

vía Kike Sola: “Lo he pasado mal, no soy una máquina”. Deia. Noticias de Bizkaia...