BILBAO. Se sabe que a este Athletic le van las emociones fuertes. Que ni es bueno ni es malo. Es así, simplemente. Va en sus genes. Porque el conjunto rojiblanco se ha abonado a las remontadas, la vía que ha elegido para dejar en el camino a sus dos primeros rivales en la Copa, que se habían colado en la competición con poco entusiasmo, pero que en ambos casos se encontraron con el aliciente de ganar el respectivo partido de ida por la mínima. Quizá el Athletic tenga un punto sadomasoquista. Ventiló al Celta con una superioridad pasmosa en el segundo capítulo y ayer repitió éxito ante el…

vía La Copa comienza frente al Atlético. Deia. Noticias de Bizkaia...