La final de la Europa League de Bucarest cayó como una maldición en el Athletic. Desde aquel 3-0 ante el Atlético, los dos conjuntos rojiblancos dibujaron trayectorias opuestas en su rendimiento y los \’colchoneros\’ se convirtieron en una especie de enemigo maldito para los bilbaínos. Sólo el triunfo por 3-0 en San Mamés de la pasada temporada ayudó a cicatrizar un poco la herida.

Este curso, sin embargo, los dos equipos están más cerca que nunca desde aquella cita en la capital rumana. Ambos figuran en puestos de Champions y se encontrarán en…

vía De Marcos y la venganza de Bucarest – Athletic Club de Bilbao.