El Athletic compitió ante el Atlético, que no es poco ante un bloque tan sólido y fuerte como el madrileño. Los rojiblancos salieron a por el partido desde el minuto 1, típico de los conjuntos de Valverde y algo que siempre se espera de un equipo como el bilbaíno. En este sentido no hay que poner ningún pero al trabajo y al esfuerzo de los leones.

El bloque de Valverde puso intensidad, algo necesario para ganar al Atlético. Pero los colchoneros jugaron su fútbol en la primera mitad: resguardar su portería con dos líneas de cuatro y esperar una…

vía Con la cabeza bien alta.