BILBAO. El partido por excelencia en San Mamés llega en un momento ideal. Aunque se saldase con victoria, la visita del Real Madrid no compensaría la eliminación de la Copa porque se trata de dos competiciones distintas, pero enfrentarse a los merengues siempre supone un aliciente extra para el Athletic y en este caso la disculpa idónea para aparcar penas. Toca centrarse en la consecución del resultado que más satisfacción genera en la afición. Sin cuestionar ni un ápice el grado de compromiso de los rojiblancos, resulta innegable que la identidad del próximo rival garantiza…

vía El mejor partido se juega el domingo. Deia. Noticias de Bizkaia...