BILBAO. En el partido más señalado que acoge cada temporada, además de vibrar como en ninguna otra fecha del año con el equipo (y contra el visitante), San Mamés hizo un aparte para exteriorizar el reconocimiento que merece uno de los suyos. No es la primera ocasión en que la afición se entrega a Carlos Gurpegi, un profesional que nunca debería dejar el club por lo futbolista que es y por la persona que siempre será. Hace unos cuantos años, en un contexto ciertamente desagradable ya recibió la imborrable muestra de cariño de la grada, que le quiso amparar ante el inaudito acoso…

vía El desquite de Carlos Gurpegi. Deia. Noticias de Bizkaia...