“Intentaré ayudar en todo lo que pueda y tener más protagonismo”. La frase lleva la firma de Gaizka Toquero. Es de agosto. Entonces, con la llegada de un nuevo técnico, se sentía renacer.

Había pasado de ser venerado por Caparrós, su descubridor, a tener un papel de meritorio con Bielsa, que incluso llegó a situarle como lateral derecho. Pensaba que con Valverde sería diferente. Pero no.

La participación en el equipo, aunque ha aumentado, sigue siendo pobre. Y lo que es peor: se ha lesionado cuando empezaba a sacar la cabeza tras intervenir en seis partidos seguidos. Una rotura muscular le tiene de baja desde los días previos al comienzo de la segunda…

vía Toquero, en su año negro como león – MARCA.com.