EL arbitraje de Del Cerro Grande ayer en Vigo fue realmente muy bueno. Es cierto que no fue un partido difícil, pero el colegiado madrileño supo tener bajo control en todo momento las pequeñas fricciones que hubo entre algunos jugadores de ambos equipos, como es el caso de la de Charles y Laporte que solucionó bien con una llamada de atención a cada uno de ellos. Sacó las tarjetas justas, aunque creo que perdonó una al Celta, y acertó en no mostrársela a Gurpegi en una jugada de la segunda parte, pues se decidió a pitar la falta siendo consciente de que…

vía Del Cerro Grande supo mantener el control del partido. Deia. Noticias de Bizkaia...