BILBAO – Al Athletic le tocó ayer cenar de puchero. El menú no siempre ofrece caviar. El conjunto rojiblanco, después de sus exhibiciones ante Atlético de Madrid y Real Madrid, bajó un peldaño futbolístico y se puso el mono de trabajo para firmar un punto, bueno a tenor de lo visto en el césped, frente a un Celta que le salió respondón. Emergió un Athletic resultadista a falta de más virtudes para sellar su primer empate del curso sin goles, y el segundo en Liga de Valverde como técnico rojiblanco -curiosamente en el mismo escenario…

vía El Athletic resultadista. Deia. Noticias de Bizkaia...