BILBAO – Visitaba el Athletic Balaídos con el objetivo de vencer y distanciarse lo máximo posible de sus más inmediatos perseguidores, pero el reto, viable antes del inicio del choque ante los celestes, fue complicándose a medida que avanzó el duelo. El Celta, gracias a una asfixiante presión, logró su propósito de maniatar a los pupilos de Ernesto Valverde, que no tuvo más remedio que dar por bueno el punto en la rueda de prensa posterior al envite…

vía “Sería injusto no dar por bueno el punto”. Deia. Noticias de Bizkaia...