Goza del cariño de la afición del Athletic desde hace ya muchos años. Fuera de Bizkaia, en cambio, carece incluso del respeto de varias hinchadas. Algunos cánticos que le dedican desde fondos concretos resultan sencillamente vergonzosos.

Un futbolista normal hubiese bajado los brazos ante tanto revés en forma de sanción injusta (me mantengo en mi teoría de que todo el proceso que tuvo que ver con su supuesto positivo resultó una auténtica…

vía El capitán del equipo.