Gurpegi, desgraciadamente, se ha tenido que acostumbrar a vivir con los insultos que le dedican en algunos estadios por aquel positivo de hace más de una década. A raíz de la expulsión de Cristiano Ronaldo en San Mamés, tras una jugada en la que se vio involucrado por el arañazo del luso en su cara, el tema traspasó ciertos límites. Hasta el punto que el club decidió tomar medidas en su apoyo. Al navarro le…

vía “Mis padres dejaron de ir a verme fuera por todo lo que hay a mi alrededor”.