UN bajón en toda regla. El Athletic desperdició una gran oportunidad de aumentar su colchón de puntos sobre sus rivales directos en la lucha por la cuarta plaza al hincar la rodilla ante un Espanyol que acabó con la imbatibilidad del conjunto rojiblanco en San Mamés en Liga. Fue una tarde-noche aciaga para los de Ernesto Valverde, que solo acariciaron la posible remontada tras el tanto de Carlos Gurpegi, que volvió a sacar los galones de capitán…

vía Gurpegi y una ilusión que duró muy poco. Deia. Noticias de Bizkaia...