Algún día tenía que ser. El Espanyol se convirtió ayer en el primer equipo que se lleva los tres puntos de San Mamés en Liga. Los periquitos hicieron méritos para ello. Javier Aguirre planteó muy bien el encuentro, sacando el máximo partido a sus virtudes: mostrarse como un equipo muy rocoso en defensa y en el centro del campo y confiar en la calidad que dispone en ataque con Sergio García, un jugador de gran nivel que tiene tomada la medida al Athletic y que ayer hizo todo bien…

vía  Nada que objetar