Sin confianzas. Sin mirar esa sideral brecha de treinta puntos que separa en la clasificación a ambas escuadras, el colista y el primer equipo de la otra Liga. El Athletic, cuarto, encara el choque de esta tarde contra un moribundo Betis con la prevención propia de medirse a un conjunto con las constantes vitales cerca de desaparecer -necesita nueve victorias en catorce encuentros y sólo ha logrado tres-, que sabe que no le queda otra que ganar; un tipo de bloque, desahuciado, que suele sacar «muchos puntos» en la parte final de la campaña en la carrera por la permanencia, según alertó Ernesto…

vía A recuperar el ritmo de Champions – Athletic Club de Bilbao.