LOS delanteros viven de las rachas. Que se lo digan a Guillermo Fernández, que en el Benito Villamarín, en su tercera comparecencia con el primer equipo (antes lo hizo como titular ante el Levante y Málaga), se estrenó como goleador en Primera. El cachorro, pichichi del Bilbao Athletic con doce tantos en diecinueve partidos, solo necesitó un minuto para ver puerta. Con el Betis casi entregado, a verlas venir tras quedarse con nueve jugadores…

vía Guille hace sombra a Kike. Deia. Noticias de Bizkaia...